«

»

Ago 30

La Pareja – Cárcel

Autor: Olga Pujadas

A menudo me llaman mujeres con la intención de pedir hora para su novio, marido o amante. Afirman que él es muy neurótico y que necesita ayuda urgente.  Les hago algunas preguntas y no tardan en reconocer que el futuro paciente ignora por completo que le están concertando su primera visita o que todo forma parte de un ultimátum impuesto por ellas…

Son muchísimas las  personas que controlan a su pareja en casi todos los aspectos de su vida. El trabajo, las relaciones familiares, los amigos, las aficiones… todo es minuciosamente observado. Es habitual que, además de registrar  sus pertenencias, usen las nuevas tecnologías para conseguir sus fines: decenas de llamadas telefónicas al día,  perfiles falsos en las redes sociales,  programas informáticos para controlar la actividad del teléfono móvil, violación de la intimidad leyendo los sms o los mails,  etc…

La Pareja - Carcel
Son hombres y mujeres para los que la pareja es una  obsesión y que sólo se tranquilizarían si consiguieran el dominio total. Afirman haber encontrado el “amor de su vida”  y, sin embargo, no pueden evitar someterlo a un exhaustivo control policial. Buscan las pruebas de algo que temen y que no saben definir… ¿Por qué?

Detrás de esta necesidad no hay, como habitualmente se dice, un amor perfecto que necesita ser protegido.  Por el contrario, hay una profunda inseguridad, hay carencias infantiles insoportables, hay  inconscientes deseos de infidelidad, hay la omnipotencia narcisista de necesitar el poder y el control totales para huir de su realidad, hay desvalorización, hay dependencia…  Hay, como en todos los problemas de pareja, un pacto secreto, la combinación de dos neurosis, de las imperiosas necesidades de  dos niños maltratados:   la compulsión de perseguir, y la necesidad de aguantar o escapar. Son dos personas aferradas a una pseudo relación que les hace sufrir pero a la que no pueden renunciar.

Y la solución no es cerrar los ojos y culpar al otro. Tampoco es obligarle a iniciar una terapia convirtiéndole en el único responsable del problema. La solución es concienciar  el papel que cada uno juega en esta alianza neurótica y buscar el modo de crecer, de madurar para no necesitar aferrarse con tanta desesperación a las distintas relaciones que surgen a lo largo de la vida.

La pareja no puede ser una cárcel. La pareja es como una planta: necesita tierra que la alimente y sostenga, no piedras que la aprisionen.

/psicoterapia-articulos/la-pareja-carcel-5963436.html

Sobre el Autor

Olga Pujadas. Psicoterapeuta. 

http://psicodinamicajlc-olgapujadas.blogspot.com.es/

 

Para consultas o solicitud de turnos con la Lic. Zulema Fredriksson por favor llamar al teléfono 4254 2577. También puede contactarnos a la dirección de email info@integralpsi.com o utilizar el  formulario online haciendo clic aquí.

 

Deja un comentario